Julián Quiñones no tiene otro pensamiento en mente que demostrar su valía como jugador, que es una persona madura que aprendió de sus errores y dejar en claro que, como cualquier enamorado, nunca dejó de pensar en Tigres.

El delantero colombiano admitió que el tiempo que estuvo en Lobos BUAP fue como cuando tienes una novia lejos y nunca dejas de quererla.

“Es como si tienes una novia, de la noche a la mañana no vas dejar de quererla nunca, todavía la sigues queriendo y la sigues amando.

“Así pasa con este club que me abrió las puertas, siempre tengo un gran agradecimiento a este club y siempre pensé en él y viendo cómo le iba”, expresó el goleador cafetalero en conferencia de prensa.

Y es que cuando Quiñones estaba en Lobos y jugó ante Rayados y les marcó gol lo celebró haciendo la señal de los Libres y Lokos, mostrando su cariño a Tigres.

En cuanto al compromiso que tiene enfrente de poder ganarse un lugar y minutos de juego ante compañeros de.la calidad y jerarquía de André-Pierre Gignac, Eduardo Vargas, Enner Valencia e Ismael Sosa, mencionó estar preparado para competir y dejar en claro que aprendió de todos sus errores.

“La verdad que me sirvieron mucho los errores que cometí, soy un chavo muy joven y de los errores se aprende, no siempre vas a vivir con eso. Hay que darle la vuelta a la página”, admitió.

.- ¿No te preocupa que quizá en Tigres tengas menos minutos que en Lobos?

“De preocuparme a veces sí, pero para eso están los entrenamientos para mejorar, corregir cosas que no le gustan al cuerpo técnico, ir agarrando confianza y tener una oportunidad aquí”, reiteró Quiñones.

Tigres trabajó este miércoles en las instalaciones de Zuazua a una sola sesión, mientras que el jueves lo hará a doble turno, primero en La Cueva a las 9:30 horas y por la tarde en el Universitario a las 17:30 horas.